El Kitchen Galerie Bis infiltrado en Saint Germain des Près

04/11/2009

 

William Ledeuil y Cédric Maréchal tras la inauguración en 2001 de Ze Kitchen Galerie, abren un nuevo local en el 25, rue des Grands Augustins en el distrito 6 de París.

K G B, Kitchen Galerie Bis, es un nuevo desafío para Ze Kitchen Galerie orquestando dos restaurantes pensados en un mismo y único espíritu. Dos direcciones que se complementan, donde la cocina de uno responde a la del otro.

Aunque la cocina tenga el sello de William Ledeuil está preparada cada día por el chef Yariv Berrebi y el servicio asegurado por Jérôme Taverny, dos antiguos colaboradores de Ze Kitchen Galerie.

Compartir, la palabra clave del K G B

La cocina de William Ledeuil se inspira en Asia sobre todo por sus aromas y sabores aunque también por sus técnicas. En el K G B William Ledeuil se elaborará una cocina para compartir, abierta al mundo.

Mientras en España se toman tapas, en Italia antipasti, en Líbano, Irak, Turquía o Grecia mezze, en Francia se saborean hors d’oeuvres.

La cocina compartida buscada por William y Cédric nace de esta definición escrita por Alexandre Dumas “Se llaman hors d’oeuvres a todos los platos, insuficientes para poder ser una comida sustanciosa que se sirven a parte y en platos con formas especiales, que completan la elegancia de una comida”.

Se trata de una cocina donde cada uno saborea según su apetito, pudiendo probar pescados marinados, unas cuantas croquetas de pescado, un caldo de citronnelle o raviolis pensados día a día en función del mercado.

Y al modo de los platos tradicionales asiáticos William ha imaginado una cocina para compartir en marmitas de porcelana de muchas formas. Bastará con levantar las tapas para sentir el perfume de la blanquette de carrilleras de ternera, coco y citronnelle sobre pasta de trigo cocinados en wok o alas de pollo con verduras.

Esta carta se degusta en un lugar elegante y artístico decorado y pensado por los amigos artistas de William que decoraron en su día Ze Kitchen Galerie, respetando el espacio condicionado por la historia.

A fin de cuentas, K G B quiere ser un lugar sin pretensión pero que ya posee un alma.