Los aceites de oliva, cada día más presentes en la industria agroalimentaria

26/07/2014
• La Unión Europea regula con precisión las menciones textuales o gráficas que
utilizan aquellos alimentos que publiciten el uso de Aceites de Oliva en sus
etiquetas
• Todo alimento que destaque el uso de aceites de oliva en su composición debe
especificar qué porcentaje concreto contiene de este producto
• Las conservas de pescado (atún y sardinas) que declaren aceites de oliva en su
composición, emplearán en exclusiva esta grasa
(Julio, 2014) Los Aceites de Oliva gozan de una merecida reputación como la mejor grasa
alimentaria, tanto por sus propiedades organolépticas como por sus características
beneficiosas para una alimentación equilibrada. Unas virtudes que la industria
agroalimentaria ha sabido aprovechar para lograr productos cada vez más saludables y
atractivos para el consumidor. Así, desde hace unos años, se han multiplicado el número
de alimentos que presumen en sus envases y promociones de usar aceites de oliva en su
composición, desde conservas hasta repostería, pasando por platos preparados, lácteos,
snack o incluso sopas deshidratadas.
Precisamente por la buena imagen que el producto tiene entre los consumidores, existe
el riesgo de que esas menciones se pudieran usar de forma inadecuada. El consumidor
podría comprar un producto en la creencia de que tan sólo emplea aceites de oliva en su
composición, inducido por la imagen de un olivo o unas aceitunas, y en realidad ese
alimento tan sólo podría contener una proporción mínima del producto frente a otras
grasas.
Por esa razón, la Unión Europea ha regulado de forma estricta cualquier mención a los
aceites de oliva en el etiquetado de los alimentos. El Reglamento 29/2012 establece que
cuando la etiqueta de un alimento mencione la presencia de aceites de oliva en su
composición, fuera de la lista de ingredientes, por medio de palabras, imágenes o
representaciones gráficas, tendrá que indicar obligatoriamente el porcentaje de aceites
de oliva con relación al peso neto total del alimento. Ese porcentaje se indicará justo a
continuación de la denominación de venta del producto.
El reglamento contempla también la posibilidad de que la referencia al porcentaje de
aceites de oliva presente en el alimento, tome como referencia el peso total de las
materias grasas presentes en ese alimento, con la indicación “porcentaje de materias
grasas”.
En el caso de las conservas de pescado (atún, bonito y sardinas) que lleven la designación
“en aceite de oliva”, no es necesario indicar el porcentaje de esta materia grasa ya que se
excluye cualquier tipo de mezcla de grasas.