La Crisis Económica en la Hostelería Española, según el New York Times

14/08/2012

"La gente cada vez bebe menos y come menos", se queja un restaurador.
"Somos un barco en una tempestad: sólo nos queda esperar que amaine"
Europa Press | Sevilla

El periódico norteamericano The New York Times ha utilizado al sector de la hostelería en Sevilla como ejemplo de la cruda situación económica por la que atraviesa España. Para la cabecera neoyorquina, "los chef de España tienen que adaptarse a la crisis económica o sucumbir", según rezaba el título de la información firmada por Doreen Carvajal y Raphael Minder, de la que se ha hecho eco Europa Press.

La información del New York Times cita al propietario de un conocido establecimiento de la plaza del Cristo de Burgos, la taberna Los Coloniales, Eugenio García, que explica cómo los ciudadanos cada vez reducen más su presupuesto para comer en la calle. "La gente que antes gastaba 14 euros en un almuerzo (16 dólares, explica el periódico), ahora gasta sólo diez".

"Antes, la gente pedía una botella de vino, ahora ya no. La gente bebe menos y come menos", explica el restaurador. "Las perspectivas son pesimistas", concluye. "Llevamos cuatro años de crisis. Nos sentimos como un barco en una tempestad: sólo nos queda recoger velas y esperar a ver qué ocurre".

"Sus clientes habituales se desvanecen para ir a la búsqueda de trabajos de construcción o arquitectura en Dubai", recoge el periódico estadounidense, que cifra en unos 25 establecimientos de restauración el número de los que han cerrado en los últimos meses en el centro de Sevilla a consecuencia de la crisis económica.

Para ilustrar el reportaje, el New York Times utiliza la fotografía del comedor vacío de otro señero establecimiento sevillano: Casa Robles. "El rival de la hostelería española es ahora el almuerzo cocinado en casa", recoge la información. "Los restaurantes están cambiando sus menús y reduciendo precios y porciones". Pero, al tiempo, "los clientes notan nuevos precios" por cosas que antes no se cobraban: "hielo extra o el agua servida en una jarra".

El New York Times también cita los casos del negocio madrileño 'DiverXO', de David Muñoz, o la tesis de Ferran Adrià acerca de que "los restaurantes verdaderamente buenos no están cerca de cerrar, sino aquellos llevados probablemente por empresarios que realmente no sabían mucho acerca de gastronomía".