La Vuelta al Mundo A Través del Vino

18/02/2013

 Expansión. Enrique Calduch.
Se pueden visitar viñedos en Francia, Italia o Grecia, pero también en Australia, Nueva Zelanda o Sudáfrica.

El vino históricamente ha sido patrimonio del Mediterráneo, que lo consideraba un producto alimenticio más. Ahora, convertido en un fenómeno cultural, de prestigio y placer, se elabora en casi todos aquellos lugares en que es posible hacerlo. Se puede dar la vuelta al mundo visitando viñedos, e incluso vendimias, porque a partir de marzo empiezan las del Hemisferio Sur. EXPANSIÓN ha seleccionado diez destinos vinícolas para los buenos aficionados viajeros.
1. Portugal: Douro y Oporto. En la misma zona geográfica del Alto Douro, entre la frontera española y el pueblecito de Peso de Regua, se concentran los mejores vinos portugueses. Son los tintos modernos de Douro, parecidos a los riberas españoles; y los generosos de Oporto. Para ambas elaboraciones utilizan los mismos tipos de uva, que son la touriga nacional, touriga francesa y la tinta roriz, que es como llaman allí a la uva tempranillo. Se hacen en las quintas, donde en muchas de ellas se sigue realizando el pisado de uvas tradicional.
2. Francia: Champagne. El vino del glamour se elabora muy al norte, en las orillas del Marne, y con la ciudad de Reims como centro. Básicamente son vinos blancos, aunque la mayoría se hacen con una mezcla de uvas blancas, la chardonnay, y dos tipos de tintas: pinot noir y pinot menieur. Las firmas más famosas son auténticas factorías, que producen millones de botellas; y muchas de las cavas donde reposan los vinos, son impresionantes antiguas minas romanas de yeso.
3. Italia: el Piamonte. Aunque hay vinos en cualquier rincón de Italia, los mejores tintos se elaboran en esta zona del norte. Son los Barolo, junto a la ciudad de Alba, y los Barbaresco, al sur de río Tinazo. Ambos se hacen con una misma variedad de uva, la nabbiolo, de una gran personalidad y muy sensible con el suelo, ya que en función de la tierra donde esté plantada dará diferentes aromas al vino.
4. Grecia: el Peloponeso. En torno a Patras se encuentra el grueso de los viñedos griegos. Su tinto más famoso es el Nemea, elaborado con una uva autóctona llamada agiorgitiko, de una gran calidad. No hay que dejar de probar el Retsina, una curiosidad de vino blanco al que introducen resina de pino Alepo, que le da un gusto muy especial. La producción de vino griego no es muy alta, y las pasas de Corinto le hacen mucha competencia.
5. Estados Unidos: Napa Valley. California se ha convertido en una máquina de producir vino para abastecer el cada vez más potente mercado norteamericano. El centro está en el valle del Napa, donde trabajan con las variedades típicas francesas de cabernet sauvignon, merlot, chardonnay, y últimamente con un gran desarrollo de la pinot noir. Las bodegas son auténticos centros turísticos, con supermercados y restaurantes, que reciben millones de visitas al año.
6. Argentina: Mendoza. Mendoza, bajo la cordillera de los Andes, produce las dos terceras partes del vino argentino. Los mejores están situados en el valle del Uco, en el centro de la zona, con un clima casi desértico donde riegan por inundación. Utilizan las típicas variedades internacionales y han desarrollado muy bien una diferente, la malbec, de origen bordelés, pero prácticamente en desuso en Francia, que da mucha personalidad a sus vinos.
7. Chile: Curicó. En el centro del país están Curicó y el Valle de Maipú, las zonas más prestigiosas del vino chileno. A diferencia de Argentina, consumen poco y la mayoría de sus vinos van para la exportación. Utilizan, como todos los países no europeos, las variedades típicas internacionales, aunque para distinguirse están utilizando una muy curiosa llamada carmenere, también de origen francés.
8. Sudáfrica: El Cabo. El clima mediterráneo de la antigua capital sudafricana es la clave que ha permitido el desarrollo de los vinos. Hay una gran elaboración de generosos, imitación de Jerez y Oporto, y la mayor producción es de vinos blancos. En cuanto a tintos, hay que probar los elaborados con una variedad llamada pinotage, cruce de dos tipos distintos de cepas. Una propuesta muy interesante.
9. Australia: Barossa Valley. Es la zona más famosa y donde se encuentran las bodegas más conocidas de Australia. Está en Australia del Sur, que junto a Nueva Gales y Victoria, son los referentes vinícolas del país. Aunque trabajan todo tipo de variedades, la syrah es la que está dando más prestigio a los vinos, que en su mayoría están orientados al mercado anglosajón.
10. Nueva Zelanda: Marlborough. En la isla del sur, más fresca que la del norte, se encuentran los mejores viñedos. Marlborough se dedica a la elaboración de vinos blancos fragantes y expresivos. Se hacen a partir de la variedad sauvignon blanc, que da en estas tierras unos matices muy diferentes que han conseguido generar el interés internacional.