Buñuelos de Horchata y Galletas Ataviadas en la Gastronomía Fallera

19/03/2012

 Las Provincias. Mónica Collado

Los buñuelos de horchata han irrumpido de la mano de la Horchatería Daniel en la gastronomía fallera, en la que el tradicional chocolate convive con helados creados "ex profeso" para estas fiestas y galletas de mantequilla decoradas con motivos falleros a base de azúcar de colores.
La horchata de chufa de Valencia y el chocolate con buñuelos de viento o calabaza, dos de las tradiciones gastronómicas más arraigadas a las Fallas, se han unido este año para dar paso a unos nuevos buñuelos "más sabrosos" que los tradicionales.
Así los describe su creador, Daniel Tortajada, que reconoce que con la horchata que corre por sus venas no es de extrañar que haya apostado por una variedad de buñuelo que tenga "un toque" de ese refrescante líquido.
"Ahora sí hemos encontrado la receta perfecta", ha afirmado a EFE Tortajada, que ha reconocido que ya había probado hacerlos anteriormente, pero sin encontrarle "el punto".
Harina, levadura prensada y, en lugar de agua, un concentrado de horchata sin azúcar añadida, además de un poco de canela y un toque de limón, son los ingredientes con los que se elaboran estos novedosos buñuelos.
Estos productos pasan por las manos de Carmen Tortajada, que hace la masa y, una vez reposada veinte minutos para coger consistencia, la convierte es un tesoro para el paladar.
"Tienen un punto muy agradable y los encontramos muy sabrosos", ha asegurado Daniel, que invita a probarlos a todo el que se pase por su horchatería en Alboraya durante las Fallas.
"En Fallas lo tradicional es el chocolate y los buñuelos, y la horchata cuando hace buen tiempo, y lo hemos aunado todo en estos buñuelos", ha explicado Daniel.
Durante las fiestas josefinas, los buñuelos, sean de viento o calabaza -y, ahora, de horchata- forman un binomio inseparable del chocolate, pero el buen tiempo ha permitido el éxito de otros alimentos más refrescantes como la horchata y los helados.
La propietaria de la heladería Llinares, Yolanda Sirvent, ha creado un helado para estas fiestas que lleva por nombre "fallero" y cuyos ingredientes son la calabaza y el chocolate.
"Está elaborado con una coca de calabaza casera, calabaza y chocolate, y está decorado con las pepitas de la calabaza", ha explicado a EFE la heladera, cuyo producto asegura que está "gustando muchísimo".
La empresa valenciana Mon Orxata ha sacado sus carritos a la calle, donde durante estos días tiene previsto vender 3.000 litros de horchata elaborada con chufa de denominación de origen Valencia y repartir 300 kilos de este pequeño tubérculo autóctono para su degustación.
Valencia es cuna gastronómica y las Fallas son un escenario perfecto para la venta de alimentos "customizados" con motivos falleros como las galletas de mantequilla elaboradas como una piruleta gigante decorada con azúcar de colores en forma de petardo o la cara de una fallera.
Si el chocolate a la taza es incuestionable durante estas fiestas, también lo es que los maestros artesanos chocolateros comercialicen bombones con motivos falleros, como Rafael Sanchis, que ha hecho réplicas en chocolate del ninot indultado de la falla Almirante Cadarso.
La tradicional trufería Martínez ofrece falleras de chocolate negro y blanco y gran variedad de productos con formas de símbolos falleros, mientras que el restaurante Moltó vende "masclets" gigantes hechos de chocolate.
Tampoco falta quien ofrece un "menú de Fallas" compuesto por bocadillo de tortilla de patatas o de atún con aceitunas y bebida por menos de cuatro euros.
Para el que prefiera hacerse la comida en casa, se ha comercializado un bote del caldo ya preparado para hacer una típica paella valenciana "en veinte minutos".