Can Fabes Estudia Ofertas de Compra Para Evitar su Cierre

22/08/2013

Los responsables del restaurante Can Fabes de Sant Celoni (Barcelona) están negociando la venta del negocio con varios inversores, tanto nacionales como internacionales, para evitar que el cierre previsto para el sábado 31 de agosto sea definitivo. Así lo ha explicado este jueves a Europa Press Regina Santamaria, que cogió las riendas de Can Fabes tras la muerte de su padre y fundador, Santi Santamaria. A pesar de ello, la hija del fundador ve difícil que el acuerdo pueda llegar antes de septiembre: "En agosto es complicado cerrar pactos, porque todo está muy parado, pero esperamos que el cierre del día 31, que casi seguro que se producirá, sea sólo temporal". Santamaria, que no se atreve a dar ninguna fecha para la posible reapertura, ha afirmado que, en caso de concretarse el traspaso, los primeros en enterarse serán los actuales trabajadores, para que puedan decidir si quieren seguir trabajando en el restaurante. Anuncio de cierre Can Fabes, puesto en marcha en Sant Celoni hace 32 años por el cocinero Santi Santamaria --fallecido en febrero de 2011--, anunció el 18 de julio que cerraría sus puertas el 31 de agosto debido a las dificultades económicas para mantener el negocio. "En el momento de la despedida, por encima de la tristeza, el sentimiento que nos domina es la satisfacción", precisaba la nota difundida por la familia, donde recordaba que la búsqueda de la máxima calidad y la perfección de la cocina han presidido siempre el trabajo del local. Can Fabes, que llegó a tener tres estrellas Michelin bajo el liderazgo del "alma de la casa" Santamaria, aseguró que se sentía satisfecho de haber mantenido los valores y los ideales inculcados por el chef, a pesar de su ausencia. "En estos tiempos tan difíciles para la gran cocina de nuestro país, Can Fabes carece de la viabilidad económica necesaria para seguir con un proyecto basado en la excelencia", justificó el comunicado, que aseguraba que con su cierre se ponía punto y final a uno de los capítulos más brillantes de la cocina europea de los últimos 25 años. En aquel momento ya apuntó que "como todas las grandes historias", Can Fabes seguiría existiendo en los proyectos de todas las personas que han pasado por su cocina, así como en el recuerdo de los miles de comensales que han comido en el restaurante.