CHRISTIE'S Subasta Grandes Burdeos “Online”

24/08/2012

 Un reportero de la televisión CNBC cuenta que un comerciante del sector del lujo le explicó una vez que los clientes ricos nunca comprarán nada 'online', sin poder ver ni tocar el objeto, por más de 10.000 dólares. Va a haber que revisar esa cifra: en la primera subasta de vino totalmente conducida por internet, sin posibilidad previa de conocer físicamente los lotes, el de más alto precio se fue a los 42.000 dólares, por una caja de Château Lafite-Rothschild –cómo no– 1982, comprado por un rico coleccionista asiático. En total, esta primera subasta enteramente electrónica de la historia alcanzó los $819,715.

Hace ya tiempo que Christie's y otras casas de subastas emplean internet para algunas ventas directas y sobre todo para publicitar las subastas tradicionales, en las que han empezado también a aceptar pujas por internet. Pero esta vez, a lo largo de dos semanas, todos los exámenes de lotes y su subsiguiente remate se hicieron online. Su éxito parece indicar que ésta es la ola del futuro.

Se remató un 88% de los 300 lotes. Se había calculado el valor de la subasta entre 750.000 y 1.000.000 de dólares.

La casa británica ya ha vendido online la Colección Elizabeth Taylor y, esta primavera, ha hecho una subasta de beneficencia de bolsos Hermès. Pero con el vino se acaba de estrenar.

Steven P. Murphy, director general de Christie’s, ha revelado que más de la cuarta parte de los compradores registrados para la subasta eran nuevos. Y de los demás, muchos eran clientes de la firma que nunca habían comprado vino antes.

Los 444 compradores registrados procedían de 29 países, incluidas Letonia e Indonesia. También muchos brasileños, como ya sucede en otras subastas de la empresa.
"El comercio electrónico es una clave de nuestro crecimiento como empresa, y este otoño empezaremos a añadir categorías nuevas a las ventas por internet".

La cuestión es: ¿Cuál es el límite? ¿Empezará la gente a comprar cuadros de Münch por 120 millones 'online'? ¿Y qué será del glamour de una subasta clásica transformado en aburridos bytes en una pantalla?

Ninguna de las dos cosas es probable. Para lo más caro, las subastas en vivo seguirán dominando. Pero para los objetos menos caros o que no es necesario estudiar mucho en persona, internet da mucha comodidad.

Entre las estrellas de la subasta: una caja de madera original con seis botellas de Petrus 2000, que llegó a los $26.620, más que la estimación más alta, que era de 20.000. Dos lotes de 12 botellas cada uno de Château Mouton-Rothschild 2000 llegaron a los 16.940, superando la estimación de 15.000. Doce botellas de Château Latour 1982 alcanzaron 21.780, superando los 18.000 previstos.

Fracasos: no se vendió un lote de Lafite 2000 en su vaja de madera original, estimado entre 20.000 y 30.000, y otra de Château Haut-Brion 1989, estimada entre 2.000 y 18.000.