Cointreau Piensa Que Es Cuestión de Traje

22/05/2012

En su última edición limitada, Cointreau se enfunda en el mejor esmoquin. La firma ha confiado a Alexis Mabille, afamado diseñador de moda francés, la creación de su botella más especial. El creador engalana la pieza con pajaritas con destellos espejo para la ocasión, pero sin ocultar sus curvas ni el cálido color ámbar de la bebida, gracias a las transparencias.

Un toque masculino para una dama muy singular envuelta en un tejido plateado, como si se tratara de una auténtica joya. "Vestir la botella de Cointreau fue una experiencia tan maravillosa como diseñar un vestido de mujer", afirmó el diseñador, que comparó el resultado final con un bolso de mano 'minaudiere', "el accesorio de moda femenino por excelencia".

Además de ser el complemento preferido del creador, la pajarita simboliza la emancipación de la mujer. También se convierte en un guiño a Dita Von Teese, Embajadora Mundial de esta bebida, una de las más asiduas a este accesorio 'vintage' que nos traslada al armario masculino del siglo XIX.

Idónea para coleccionistas, la botella se presenta como un complemento de alta costura capaz de adornar cualquier mesita de café. Su precio es de 100 euros.