El lunes arranca FéminAs, "un encuentro para conectar el mundo rural con las tendencias y visibilizar la labor de las mujeres"

10/09/2021

 

El Primer Congreso Internacional de Gastronomía, Mujeres y Medio Rural reunirá a un centenar de profesionales de la cocina y el sector primario entre el lunes y el miércoles en diferentes puntos de Asturias.

Benjamín Lana, presidente de Vocento Gastronomía, y Graciela Blanco, viceconsejera de Turismo del Principado de Asturias

La cuenta atrás llega a su fin: el lunes debuta FéminAs, el congreso internacional que mira a lo rural y pone el foco en el rol de las mujeres en todo el mundo como guardianas de la cocina tradicional. "Será un formato singular que dejará tiempo a la palabra y la cuchara", anunció Benjamín Lana, presidente de Vocento Gastronomía, empresa que organiza el congreso, durante el acto de presentación celebrado este viernes en la Universidad Laboral de Gijón. 

FéminAs acogerá ponencias y mesas redondas que tendrán a los fogones, al sector primario y a la sala como referentes y lo combinará con momentos más íntimos al calor de las cocinas en el que mujeres de diferentes países, culturas y condición social intercambiarán lo que saben cocinando juntas.

Asturias ha sido la sede escogida para la celebración del Primer Congreso Internacional de Gastronomía, Mujeres y Medio Rural porque sus propias circunstancias históricas lo han propiciado. Aunque ahora el mundo pregona la fuerza de lo rural y de valores tales como identidad, autenticidad, territorio y producto de cercanía, en el Principado son ideas que nunca se dejaron de lado del todo. "Muy importante es la conciencia de un grupo de cocineras que, hace 25 años, sabedoras de lo que tenían entre manos, se preocuparon por preservar recetarios singulares de oriente a occidente mientras en este país todo indicaba que las cocinas tradicionales iban a perder su espacio frente a revoluciones, fusiones y creatividades", incidió Lana acerca de las guisanderas.

Para mostrar todo el potencial de la región, el congreso viajará por distintos concejos (Gijón, Villaviciosa, Siero, Sariego, Colunga, Piloña y Gozón) durante los tres días de intensísima actividad que tiene previstos. En ediciones venideras, porque el Gobierno del Principado, promotor institucional de FémiAs, ya ha confirmado cinco ediciones, se moverá a otras zonas. Casi un centenar de referentes de distintos ámbitos tendrán participación en el congreso, entre otras Narda Lepes, Leonor Espinosa, las Cocineras Tradicionales de Oaxaca, Lucía Freitas, Amaranta Rodríguez, la bodeguera Xandra Falcó, así como las asturianas Sandra y Esther Manzano, Lara Roguez o las mismas guisanderas.

FéminAs será muchas cosas. Un espacio de convivencia e intercambio cultural donde tan pronto se cocinará mole negro con pitu de caleya o mbejú litoraleño con higos y queso de Cabrales y, ante todo, "un congreso para conectar el mundo rural con las tendencias y visibilizar la labor de las mujeres", en palabras de Benjamín Lana.

La gastronomía es parte fundamental del nuevo plan de posicionamiento turístico del Principado, que ahonda en su 'Cocina de Paisaje'. "Asturias puede y debe estar entre los principales territorios gastronómicos. Estamos convencidos de nuestros argumentos", manifestó al respecto la viceconsejera de Turismo, Graciela Blanco, durante la presentación de la primera edición de FéminAs. 

Defensa de valores y nueva ruralidad

FéminAs pretende también ser vector en la defensa de una nueva ruralidad con el apoyo a las ideas y proyectos que pongan en valor las comunidades y a mejorar la esperanza de vida en ellas. En muchos casos a través de la gastronomía, con restaurantes que miran al campo y a la agricultura con ojos de modernidad y transmiten esa visión actual y positiva del mundo rural a los entornos urbanos. Lo que los convierte en un nuevo atractivo para el turismo de alto nivel.

Por ello, FéminAs abordará la gastronomía como eslabón que conecta y eleva el valor del esfuerzo en agricultura, agroindustria, turismo y cultura a través de las mujeres, que han sido las que en todo el mundo han actuado como guardianas del acervo culinario tradicional.