El Negocio Universal de la Comida

24/05/2013

 

El sector de la alimentación, los gourmet o los hábitos de vida saludable ofrecen oportunidades apetitosas y diversas. Los chefs mediáticos y sus restaurantes, con listas de espera casi eternas para degustar platos de diseño, y cuya lucha por ser el número uno del mundo se sigue al minuto como si fueran cotizaciones de bolsa, son buenos ejemplos del negocio floreciente –y visible– que tiene que ver con la comida. Pero no son los únicos... Como buenos detectores de tendencias y necesidades no satisfechas que son, muchos inversores y emprendedores saben ver que todo lo relacionado con este sector no es una simple moda pasajera asociada a los cocineros famosos, sino que está presente en nuestras vidas... Y es un negocio claro. Ramón Cerdeiras, socio fundador de Portobello Capital, explica que, tanto para inversores como para creadores de start up, "éste es un sector atractivo, porque forma parte del entorno social y económico en el que vivimos". Diego Ballesteros, fundador de Sindelantal.com –que nació en abril de 2010 como plataforma de comercio electrónico para restaurantes con servicio de comida a domicilio y que fue adquirida en octubre de 2012 por la plataforma online Just Eat– coincide con Cerdeiras en que "la comida está ahí y, más que una moda, siempre ha tenido gran fuerza en el mercado. Se trata de una apuesta segura si los proyectos están bien armados". Las oportunidades diversas que se dan en este sector van desde la tecnología a la agricultura sostenible, pasando por las dietas, la salud o los productos y servicios que sacian el apetito de los foodies. Tecnología Diego Ballesteros es un convencido de la importancia de la tecnología en estos negocios. Junto con Evaristo Babé creó una plataforma que facilita un nuevo canal de venta online sin que los restaurantes incurran en ninguna inversión y que ahora ha iniciado su internacionalización en México. Ballesteros participa además en un proyecto de aplicación móvil que ayuda en la gestión de pedidos de los restaurantes. Free For Rest recuerda cuándo hay que pedir, y de este modo el dueño del establecimiento tiene más tiempo para concentrarse en su negocio. Ballesteros cree que la oportunidad está en ayudar a los pequeños restaurantes a optimizar la gestión de sus compras, un campo en el que apenas existen plataformas. Ramón Cerdeiras se refiere al interés que suscitan aquellas compañías que cuentan con departamentos de I+D sólidos que son la base de su crecimiento y que permiten convertirse en líderes a esas empresas. El socio de Portobello Capital recuerda asimismo que "el capital privado trata de aportar valor a compañías de pequeño tamaño y busca sobre todo proyectos que tengan capacidad de crecer y generar valor. El abanico de oportunidades en este sector es muy amplio, y siempre habrá interés en este sector, pero deben cumplirse las condiciones apuntadas anteriormente". Cerdeiras advierte de que en este sector se tienen en cuenta algunos principios de inversión responsable que se refieren al gobierno de las sociedades, al respeto al medio ambiente o a las prácticas laborales en el origen de los productos. Xabier de la Maza, fundador de La Salsera –una fábrica de ideas nacida en la incubadora de empresas de Deusto Business School– se refiere a la importancia que adquieren los cambios sociales y alimenticios y la preocupación por la salud: "Todo lo que tiene que ver con los hábitos y formas de vida saludable es un impulso claro de numerosos proyectos en este sector". Desde La Salsera se desarrollan proyectos de márketing y "llave en mano" como The Loaf, que fomenta la cultura y el consumo de pan artesano, que ha llevado a crear una panadería 'de quita y pon' (pop-up bakery) en el centro de San Sebastián. Fue nominada por la revista Food&Wine como una de las seis mejores panaderías de 2012. También está Pantori, una plataforma de promoción y venta de productos gastronómicos artesanos. Las posibilidades de negocio en este sector tienen que ver asimismo con la demanda de personalización (chefs personales, para fiestas, catering especializados), así como con la salud y las dietas (celíacos o diabéticos). Singlutentaciones es un ejemplo de start up para celíacos cuyo negocio de futuro es una fórmula magistral que permite crear bizcochos, galletas y tartas para este público especializado. La demanda de productos orgánicos y naturales tiene mucho que ver con la agricultura sostenible, en la que destaca la agricultura urbana. No es sólo un negocio en términos de producción sino también de empleo. CitySoil, por ejemplo, es un producto fabricado por una start up canadiense que produce suelo fértil para cultivos en los tejados, mientras que Frisch vom Dach construye granjas de verduras y pescado en los techos de antiguas fábricas. Una start up como BrightFarms pone esos cultivos urbanos en los tejados de los supermercados en los que se venden. Inversores que caen en la red The Wall Street Journal aseguraba recientemente que algunos inversores reconocidos del sector tecnológico han vuelto sus ojos al negocio de la gastronomía y a la industria de la comida, invirtiendo en pequeñas compañías. Un ejemplo es Blue Bottle Coffee, una start up de San Francisco en la que participa Kevin Rose, fundador de Digg. Todd Masonis, fundador de Plaxo, invierte en Dandelion Chocolate. Según WSJ, la mayor parte de estos inversores en la industria de la comida se toman todo esto como un movimiento a largo plazo. Parece evidente que con este perfil de inversores proliferen las start up que se basan en redes sociales o también las que se dirigen al negocio de las experiencias: lo que puedes vivir de primera mano. * Foodspotting está considerada como el Foursquare de la gastronomía y sus fundadores Ted Grubb, Alexa Andrzejewski y Soraya Darabi esperan ganar dinero gracias a la publicidad que acude por la posibilidad de búsqueda que ofrece esta red social. * Fiddme se enfoca básicamente a la creación de comunidades de foodies. * Eat.ly es una creación de Sam Huleatt, Mike Singleton, Eric Friedman y Sam Brown, que permite a los usuarios de la red incluir fotos de sus propios platos y compartir y analizar hábitos de nutrición para establecer clasificaciones de salud. * Stamped permite al usuario escoger qué comer, o qué leer sobre la base de las recomendaciones de tus amigos. Aquí participan el chef Mario Batali y Kevin Systrom, CEO y cofundador de Instagram. * Real Time Farms utiliza las posibilidades de la geolocalización y el crowdsourcing (la sabiduría de las masas) para identificar opciones hiperlocales, con buscadores que identifican incluso a agricultores y se fijan en la trazabilidad de los productos.