Eroski, La Caída de un Gigante: Pierde 386 Millones en Cinco Años

18/06/2013

Javier Romera

Con una deuda de 2.830 millones derivada del alto precio pagado en 2007 por Caprabo, la cadena vasca no puede seguir la guerra de precios abierta por sus competidores y se hunde cada día más en números rojos.
Hubo un tiempo, antes de que estallaran las hipotecas subprime y cayera Lehman Brothers, en el que el consumo crecía con fuerza en España y nadie tenía miedo a endeudarse y a acometer operaciones muy por encima a veces de sus posibilidades. Parecía que el dinero fluía, que nunca se agotaba. Pero pasó, y hay compañías que están pagando muy caros los errores y excesos de entonces. El ejemplo más claro en el mundo de la alimentación, la distribución y el gran consumo es el de Eroski, una empresa de la cooperativa Mondragón.
Uno de los principales problemas con los que se ha enfrentado la empresa es el elevado peso de su endeudamiento financiero, que se eleva a 2.830 millones de euros, derivado, sobre todo, de la adquisición de Caprabo en 2007 por 1.300 millones de euros.
En los últimos años, y ahogada por la caída del consumo, la compañía que preside Agustín Markaide ha tenido que acometer un severo plan de ajuste y desinversiones -entre otras cosas tuvo que vender en 2011 sus siete hipermercados en la Comunidad de Madrid al grupo Leclerc- pero eso no ha sido suficiente para evitar la espiral de pérdidas y caída continua de las ventas.
Su plantilla: un 25% menor
Desde 2008, la empresa ha perdido 386 millones de euros. Y lo peor es que lejos de frenarse, la tendencia va a más. El ejercicio pasado, por ejemplo, los números rojos se elevaron a 121 millones, lo que supone el triple que un año antes. Y la facturación de Eroski, que no ha conseguido adaptarse a las nuevas exigencias del consumidor ni hacer frente al avance de Mercadona, ha pasado de 8.102 millones al inicio de la crisis, en 2008, a 6.221 millones de euros. Es un 23,2% menos que un año antes. En la misma línea, los fondos propios de la empresa han disminuido un 40%, hasta los 746 millones de euros. En línea además con el resto de la economía española, durante estos últimos años, la plantilla de Eroski se ha reducido de forma radical. Es cierto, que no todo el empleo se ha perdido porque parte de los trabajadores están ahora integrados en las empresas que, como la francesa Leclerc, se quedaron con tiendas, pero aún así el recorte es elevadísimo.
En 2008 la compañía tenía 52.705 trabajadores en plantilla, gran parte de ellos cooperativistas; y al cierre del último ejercicio el pasado 31 de enero, esa cifra se había reducido a 39.862 empleados. Es decir, que con la crisis, Eroski, antaño uno de los motores en la creación de empleo en toda España, ha recortado su plantilla en 12.843 personas. O lo que es lo mismo, la ha reducido casi un 25%.
Uno de los principales problemas con los que se encuentra la empresa es que, debido a su elevada deuda y teniendo en cuenta los enormes costes financieros que ya soporta, tiene muy complicado seguir la estrategia de bajada de precios puesta en marcha por todos sus demás competidores, y con ello se queda fuera de la batalla que se vive en el mercado.
Eso al margen de que al haber disminuido considerablemente su red de establecimientos y, con ello, su tamaño, su poder de negociación con la industria, lógicamente, también disminuye.
La deuda sigue creciendo
Lo peor además es que, aunque la deuda a corto plazo se ha reducido desde 381 a 209 millones en el último ejercicio, los créditos a largo aumentan de forma muy considerable, pasando de 2.274 millones a 2.620 millones. El total de los compromisos financieros de la compañía asciende así a 2.829 millones, lo que supone un 6,5% más que un año antes.
Para intentar salir de esta situación, que empieza a ser agónica, la cooperativa ha diseñado un Plan Estratégico 2013-2016, que apuesta por reducir los costes, intentar bajar los precios, profundizar en el desarrollo de los nuevos modelos de hipermercado y supermercado de proximidad y en un nuevo programa de fidelización con clientes.
"Se trata de un ambicioso Plan Estratégico que en su faceta de reducción de costes está ya aportando importantes mejoras que permiten anunciar la bajada de precios de los productos más importantes de la cesta de la compra a lo largo del mes de junio", asegura la compañía.
Esta bajada, según el tamaño de la tienda, puede afectar hasta a 3.000 productos, aunque se desconoce, por el momento, cuáles serán los porcentajes que se aplicarán. En el sector, en cualquier caso, se da por hecho, que es prácticamente imposible que bajen en la misma profundidad que el resto de sus competidores porque los números rojos crecerían aún con más fuerza. Eroski sigue así, en cualquier caso, los pasos de otras compañías que han anunciado también medidas similares en los últimos meses, como Mercadona, Carrefour, Alcampo o El Corte Inglés.
El problema añadido es que, al contrario de lo que sucede en estos casos, Eroski está ajustando costes a base de vender o cerrar centros y reducir su plantilla.