La Cocina Catalana celebró sus premios

18/04/2011

La Acadèmia Catalana de Gastronomia entregó ayer sus premios anuales a los mejores profesionales del 2010 | Los chefs Nandu Jubany, Francesc Fortí y Dani Lechuga fueron algunos de los galardonados

La antigua fábrica Damm de la calle Rosselló fue el espacio elegido para celebrar la fiesta anual de la cocina catalana, con la entrega de los Premis Nacionals de Gastronomia, con una fiesta de gala a la que asistieron el president Artur Mas y el conseller de Agricultura, Josep Maria Pelegrí.
Los galardones fueron para Can Jubany, como mejor restaurante del año; Dani Lechuga, del restaurante barcelonés Caldeni, elegido mejor cocinero joven, y Anna Bellsolà, propietaria de la panadería artesanal Baluard de la Barceloneta, como la mejor profesional. Asimismo, el chef Francesc Fortí recibió el premio especial de la academia por su trayectoria al frente de El Racó d’en Binu (Argentona), el primer dos estrellas Michelin de Catalunya y durante muchos años un referente de la cocina clásica francesa interpretada con productos locales. Además, se concedió el reconocimiento a la mejor labor divulgativa, que recayó, ex aequo, en el fallecido Jordi Estadella y en Cristina Jolonch, periodista de La Vanguardia.
Antes del acto de entrega se rindió un breve tributo al cocinero recientemente fallecido Santi Santamaria, galardonado en la anterior edición. El homenaje consistió en la proyección del vídeo que se grabó para esa ocasión, en el que el chef rememoraba sus orígenes y la pasión por su oficio. Tras un discurso introductorio del nuevo presidente de la academia, Joan Ras, se procedió a la entrega de premios. A continuación, y en representación de todos los galardonados, Cristina Jolonch pronunció unas palabras en las que aludió al reconocimiento internacional que ha alcanzado la cocina catalana, gracias al talento de sus mejores chefs y a la contribución de muchos profesionales, desde elaboradores artesanos hasta divulgadores, que “desde hace años han creído que lo que sucedía en las cocinas catalanas era algo importante y lo han defendido”.
Los parlamentos se cerraron con una intervención del president de la Generalitat, Artur Mas. A continuación se sirvió a los cerca de 170 invitados una cena preparada por Nandu Jubany, que este año ha reformado totalmente su restaurante en Calldetenes. El menú, un homenaje a la cocina tradicional, se compuso de guisantes rehogados con foie, canelones con múrgulas a la crema, morro de ternera con cigalas y borracho de plátano y ron.