Massimo Pignata presenta su primavera helada

10/05/2015

 Massimo Pignata, heladero originario de Turín, descubre la nueva temporada primaveral de su obrador y heladería barcelonesa Delacrem (c/Enrique Granados, 15). Pignata ha conseguido posicionar sus elaboraciones artesanas entre las más valoradas de la ciudad y resto de país gracias a su obsesión por la textura y las materias primeras, así como su equilibrio dulce, su adaptación al paladar celíaco y su negativa a los aditivos y conservantes. 

 

Primavera en el obrador

A partir de los meses de abril y mayo la primavera florece en su obrador a través de ingredientes de temporada como las fresas de El Maresme, los albaricoques, las cerezas de El Baix Llobregat -deshuesadas una a una-, los limones y los pomelos rosas -exprimidos a diario-, todos ellos seleccionados personalmente y tratados con el máximo respeto posible en lo que a sabor y propiedades se refiere. Delacrem apuesta por un producto de proximidad, en su punto óptimo de maduración y de proveedores respetuosos con la sostenibilidad.

 

Helados para la mesa

En el último año Massimo Pignata ha perfeccionado su surtido de helados más gastronómicos, sabores personalizados enfocados a restauración que reclaman su sitio más allá de la tarrina. Elaboraciones proclives a ser guarnición, parte de platos principales o propias de una carta de postres tal y como sucede con su helado de queso curado, el de pan, aceite y azúcar o el de manzana asada al horno con canela, sabores que persiguen la vocación de Massimo por avivar memorias y recuerdos infantiles del comensal tras cada bocado.

Delacrem también ofrece la posibilidad de encargar sus elaboraciones para el ámbito doméstico, una iniciativa pensada para ennoblecer los helados compartidos en la sobremesa. Los envases para llevar responden a un packaging acorde a la protección del producto y el mimo por el detalle que tanto persiguen la marca y su creador.